Cuento-Doña Coneja y colorin

DOÑA CONEJA Y COLORÍN.
Mamá coneja, recogía las zanahorias del huerto y las echaba en su cestita. Camino de casa se encontró con Colorín que era un pajarito de brillantes colores. ¡Buenos días Colorín!, dijo Doña Coneja. ¡Si, si buenos días¡, Colorín dio un traspiés y se lanzó sobre la cestita de la coneja.y se le quedó una zanahoria pegada en la nariz, parecía como si de repente se hubiera convertido en un pájaro-zanahoria. Ja, ja, ja rió Doña Coneja. ¡Qué raro estás¿. Pero colorín se enfadó un poco porque pensaba que se estaba riendo de él. Doña coneja le explicó que no pretendía burlarse de él sino que era muy divertido verlo con esa nariz tan grande que se le había puesto. Colorín se miró y remiró y la verdad que a él también le hacia gracia verse así. Se miraron los dos y volvieron a reir. Colorín ayudó a Doña Coneja a recoger zanahorias después de librarse de la que tenía en el pico. La acompañó hasta su madriguera y luego se fue. Al caer la tarde colorín salió a dar un paseo por el bosque pues la tarde era muy agradable y no hacía frío. De repente vió que algo se movía en los matorrales y se oían unos gemidos extraños. ¡Me acercaré a ver!.se dijo: Vió dos enormes orejas sobresaliendo de la maleza, y le resultaron conocidas, en efecto eran de Doña Coneja, que había resbalado y se había caído en una pequeña poza que había cerca de un riachuelo. Tenía cubierta la cara con un espesa masa y parecía una estatua de barro. Su lindo cuerpecito blanco estaba ahora cubierto por una pastosa capa de lodo. Colorín, empezó a reir, sin parar, ja, ja , ja,. ¡Pues yo no veo la gracia, dijo la coneja!. ¡Estás muy divertida!, respondió colorín. ¡No me estoy burlando de ti, no te enfades, me rio porque estás graciosa!. ¡No, no y no , se que te burlas de mi, no eres un buen amigo!. Esta mañana me dijiste que no me enfadara y yo lo entendí y no me enfadé. Ahora tú debes hacer lo mismo. Colorín continuó diciendo: Si haces bromas o te ríes con los demás, también debes saber reirte de tus propias gracias. Doña Coneja después de quedarse un rato pensativa, se dio cuenta de que colorín tenía razón, hay que saber disfrutar de las bromas graciosas de los demás y nuestras propias bromas pero siempre cuando se hacen con buen corazón y no las bromas pesadas que pueden hacernos daño.
Fuente:Marisa Moreno, Spain

Cuento-El pueblo fantasma

El pueblo fantasma.

La noche era lluviosa, una gran tormenta caía sobre el mar. Las olas eran gigantes y la niebla era espesa. Los barcos se bamboleaban de un lado a otro como marionetas de guiñol. De repente, un crujido espantoso sonó en la oscuridad. Una gran humareda se veía a lo lejos y un olor intenso se dejaba notar en el aire. Todos se preguntaban que es lo que habría ocurrido. Un barco había encallado cerca de la orilla, y había derramado parte del petróleo que llevaba. Una gran mancha negra se extendió por el agua, como un gran manto negro que ponía de luto al mar. El olor a petróleo era cada vez mas fuerte, y se confundía con la frescura que la brisa tenía cada anochecer cuando junto a la playa, Carlos y Ana iban a contemplar las estrellas. Cuando sentían esa libertad que sólo sienten los que aún no han traicionado sus ideales. Carlos y Ana eran los hijos de un pescador y vivían en una humilde casa blanca muy cerca del acantilado. Los pescadores habían tenido últimamente problemas para pescar, la pesca no era muy abundante. Ahora, aun sería mucho peor, ya no habría nada en mucho tiempo. Ya no se vería a los pescadores traer el pescado a puerto. Ni se podría despedirlos hasta pronto como era habitual. Ahora tendrían que marcharse lejos, para poder seguir viviendo. El pueblo se convirtió en un pueblo sin gente, un pueblo fantasma. Apenas unas cuantas mujeres y niños pequeños quedaban allí. Los hombres y los jóvenes partían en busca de trabajo y volvían de tarde en tarde, para ver a los suyos. Cada anochecer, apenas unas cuantas luces, devolvían la existencia al pueblo. Pero desde el acantilado, la vista no era la misma, parecía que hasta la brisa había cambiado de lugar. El aire olía a petróleo y la calma del mar, se había convertido en una tremenda angustia de ver como toda la vida marina se destruía. Los peces muertos flotaban y todo era desolador. Los pocos que quedaron, empezaron a reconstruir y limpiar todo aquello que había sido dañado. Pasaron unos cuantos años, hasta que el pueblo volvió a la normalidad. Comenzaron a llegar algunos de los que se habían marchado, y las barcas volvieron a puerto. Renacía de nuevo la esperanza, con el temor de que algún día volviera a repetir.

Volver a CUENTOS INFANTILES....

Fuente: Marisa Moreno, Spain

Cuento-La araña y la viejecita

La araña y la viejecita.

En una casita, en lo alto de una montaña, vivía hace tiempo una viejecita muy buena y cariñosa. Tenía el pelo blanco y la piel de su cara era tan clara como los rayos del sol. Estaba muy sola y un poco triste, porque nadie iba a visitarla. Lo único que poseía era un viejo baúl y la compañía de una arañita muy trabajadora, que siempre le acompañaba cuando tejía y hacía labores. La pequeña araña, conocía muy bien cuando la viejecita era feliz y cuando no. Desde muy pequeña la observaba y había aprendido tanto de ella que pensó que sería buena idea intentar que bajara al pueblo para hablar con los demás. Así aprenderían todo lo que ella podía enseñarles. Ella les enseñaría a ser valientes cuando estén solos, a ser fuertes para vencer los problemas de cada día y algo muy, muy importante a crear ilusiones, sueños, fantasías. Las horas pasaban junto a la chimenea y las dos se entretenían bordando y haciendo punto. La viejecita, apenas podías sostener las madejas y los hilos en sus brazos. ¡Qué cansada me siento!, ¡Me pesan mucho estas agujas!. Decía la ancianita. La arañita, la mimaba y la sonreía. Un día, la araña, pensó que ya había llegado el momento de poner en práctica su idea. ¿Sabes, lo que haremos?. ¡Iremos al mercado a vender nuestras labores!. ¡Así, ganaremos dinero y podremos ver a otras personas y hablar con ellas!. La anciana no estaba muy convencida. ¡Hace mucho tiempo que no hablo con nadie!. Dijo: la anciana. ¿Crees que puede importarle a alguien lo que yo le diga?. ¡Claro que sí!. ¡Verás como nos divertimos!. Se pusieron en marcha, bajaron despacito, como el que no quiere perder ni un minuto de la vida. Iban admirando el paisaje, los árboles, las flores y los pequeños animalitos que veían por el camino. Llegaron al mercado y extendieron sus bordados sobre una gran mesa. Todo el mundo se paraba a mirarlos. ¡Eran tan bonitos!. La gente les compró todo lo que llevaban. ¡Además hicieron buenos amigos!. Enseguida, los demás, se dieron cuenta de la gran persona que era la viejecita y le pedían consejo sobre sus problemillas. Al principio, le daba un poco de vergüenza que todo el mundo, la preguntara cosas. Pero poco a poco descubrió el gran valor que tienen las palabras y cómo muchas veces una palabra ayuda a superar las tristezas. Palabras llenas de cariño como: ¡Animo, adelante, puedes conseguirlo!. ¡Confía en ti, cree en ti!. Ella también aprendió ese día, que las cosas que sentimos en el corazón, debemos sacarlas fuera, quizá los otros puedan aprovecharlas para su vida. La arañita le decía a la anciana: ¡Deja volar tus sentimientos, se alegre, espontánea, ofrece siempre lo mejor de ti!. La viejecita y la araña partieron hacia su casita de la montaña. Siguieron haciendo bordados y bordados. Trabajaban mucho y cuando llegaba la noche la araña se iba a su rinconcito a dormir. La anciana se despedía de ella y le decía: ¡Gracias por ser mi amiga!. ¡Un amigo, es más valioso que joyas y riquezas, llora y ríe contigo y también sueña!. Mientras sentía estos pensamientos, la viejecita se iba quedando dormida, sus ojos cansados se cerraron y la paz brilló en su cara. La luna les acompañaba e iluminaba la pequeña casita y nunca, nunca estaban solas. Más allá, muy lejos, sus seres queridos velaban sus sueños.

Volver a CUENTOS INFANTILES....

Fuente: Marisa Moreno, Spain

Evidencias Maya Año 2012

video

By John Major Jenkins traducido por Adela Kaufmann (versión original) March 18, 2006 del Sitio Web: Alignment 2012 Una buena y poco común crítica en contra de mi trabajo es la siguiente: ¿Si el final del 13º Baktun era tan importante para los mayas, entonces por qué hay tan poca declaración grabada, involucrando lo que pensaban acerca de esto? En modo similar, de todas las fechas de Cuenta Larga conservadas en el registro arqueológico, ¿por qué hay solamente una o dos que podrían traducirse como referencia directa a la fecha final del 2012? Realmente no hay manera de dar una respuesta completamente satisfactoria a esta crítica, porque yo no puedo ofrecer lo que debería encontrarse en cuanto a lo que la pregunta implica: declaraciones directas, literales, talladas en jeroglíficos que han sido totalmente descifrados. Mi contestación típicamente frustrará las críticas que no quieren escuchar algunas advertencias contextuales. Cuando identifico evidencia que relaciona a lo que los antiguos maya “dijeron” o “creyeron” acerca del 2012, los críticos probablemente lo descartarán como evidencia secundaria que no puede ser permitida. Pero habría un doble-estándar descartando esto, como lo aclarará la siguiente explicación.

Facundo Cabral- Letras de canciones

Letra de la canciòn :"No soy de aqui ni soy de alla"
Me gusta el mar y la mujer cuando llora
las golondrinas y las malas señoras
saltar balcones y abrir las ventanas
y las muchachas en abril
Me gusta el vino tanto como las flores
y los amante,pero no los señores
me encanta ser amigo de los ladrones
y las canciones en francés
No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color e identidad
Me gusta estar tirado sobre la arena
y en bicicleta perseguir a manuela
y todo el tiempo para ver las estrellas
con la María en el trigal
No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color e identidad
CUANDO UN AMIGO SE VA
Cuando un amigo se va
Queda un espacio vacio
Que no lo puede llenar
La llegada de otro amigo
Cuando un amigo se va
Queda un tizón encendido
Que no se puede apagar
Ni con las aguas de un rio
Cuando un amigo se va
Una estrella se a perdido
La que ilumina el lugar
Donde hay un niño dormido
Cuando un amigo se va
Se detienen los caminos
Y se empieza a revelar
El duende manso del vino
Cuando un amigo se va
Galopando su destino
Empieza el alma a vibrar
Por que se llena de frio
Cuando un amigo se va
Queda un terreno baldío
Que quiere el tiempo llenar
Con las piedras del astillo

Cuando un amigo se va

Se queda un árbol caído
Que ya no vuelve a brotar
Por que el viento a vencido
Cuando un amigo se va
Queda un espacio vació
Que no lo puede llenar
La llegada de otro amigo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlazame si tu quieres

Musica instrumental para relax

Excelente video con Imágenes y musica instrumental, para relajarse.

Viaja por Colombia

Descubre Viajando por Colombia. Observa y te apasionaràs por conocerla. Pecado es no hacerlo.

Musica para escuchar