Facundo Cabral, mas vivo que nunca

Poeta Antonio Zibara

Cali, 1945.
Hizo estudios de Filologìa, Literatura y Psicoanàlisis en la Universidad San Carlos de Guatemala.
Una primera antologia de sus poemas apareciòn en 1980, con tìtulo Identidad Secreta. Tiene dos libros de poemas inèditos. Sus versos han aparecido en periòdicos y revistas nacionales, asì como en Mèxico y en Amèrica Central.
He aquì algunos de sus poemas:
BREVE HISTORIA DE UN REY
Mientras cierra y abre los ojos
se desvanece la efigie del canario en la ventana
escritura de sangre en el jardìn
punta de lanza que traspasa el corazòn del rey
y hostiga de pùrpura los labios
en su cueva serpiente
transida de leones
un ataviado imperio
de costados anèmicos
la noche vaporosa sin pàrpados.
ESPACIO ERRANTE
Este dìa es una pàgina en blanco.
Mis semejantes no tienen ojos.
(andan errantes por el cìrculo)
fisonomìa convulsa del aire,
realidad que carece de forma en un espacio
de ausencias sin lìmite.
Alguièn selecciona sus pàjaros desde la ventana,
tambièn son piedras que pasan volando
por el universo mentido de un cielo.
Nada resplandece en este dìa asediado
por el confìn de las làmparas,
si acaso me advierto en la desesperanza
de un cristal opaco.
O quizàs estoy parado en el mismo lugar
con el casco de mis antepasados
-sin acudir a las citas-
del parque y la plaza escupida por hèroes,
disparando rojas ballestas al viento.
HABITANTES DEL AIRE
Es verano y llueve, en el campo se derrama
la ùltima gota certera.
Los techos son un cùmulo de sombra dormida
sobre el revès de los patios,
una pupila desgarada en otro tiempo,
en otro espacio fijo por el ojo.
Si no fuera por esos destellos no estarìamos aquì,
sobre la faz de la tierra, no insistirìan nuestros pasos
en el viento.
Pasan los dìas al interior de un viaje sonàmbulo,
al exterior de un cielo con un racimo de àngeles
caìdos ante la ira de Dios.
Este paìs es una mano deshecha
un huracàn que arrasa àrboles y casas,
espectro que descuelga sus huesos en la humedad,
pàjaro errante en mitad de la avenida,
barca de remos y sueño de tambores por la luna.
Del otro lado un tranvìa sigue su ruta normal,
se precipita el reloj de los mùsculos,
se alza un monumento contra el ruido,
ceremonia de un cuello cortado.
En el hospital se vendan las heridas,
alguien se lava las manos en aceite,
el corredor es un pulpo sin espejos,
un puñal despiadado y aèreo por una oquedad que vacila,
un cuerpo que ya nadie recorre y està detenido
en la invasiòn de las calles, solitario y pausado
como esa gota que perfora las entrañas del dìa.

Mas predicciones MAYAS

*PREDICCIONES MAYA. VERDAD O MENTIRA?

*ACLARACIONES SOBRE AÑO 2012 Y LA CIVILIZACION MAYA

Cuento-Doña Coneja y colorin

DOÑA CONEJA Y COLORÍN.
Mamá coneja, recogía las zanahorias del huerto y las echaba en su cestita. Camino de casa se encontró con Colorín que era un pajarito de brillantes colores. ¡Buenos días Colorín!, dijo Doña Coneja. ¡Si, si buenos días¡, Colorín dio un traspiés y se lanzó sobre la cestita de la coneja.y se le quedó una zanahoria pegada en la nariz, parecía como si de repente se hubiera convertido en un pájaro-zanahoria. Ja, ja, ja rió Doña Coneja. ¡Qué raro estás¿. Pero colorín se enfadó un poco porque pensaba que se estaba riendo de él. Doña coneja le explicó que no pretendía burlarse de él sino que era muy divertido verlo con esa nariz tan grande que se le había puesto. Colorín se miró y remiró y la verdad que a él también le hacia gracia verse así. Se miraron los dos y volvieron a reir. Colorín ayudó a Doña Coneja a recoger zanahorias después de librarse de la que tenía en el pico. La acompañó hasta su madriguera y luego se fue. Al caer la tarde colorín salió a dar un paseo por el bosque pues la tarde era muy agradable y no hacía frío. De repente vió que algo se movía en los matorrales y se oían unos gemidos extraños. ¡Me acercaré a ver!.se dijo: Vió dos enormes orejas sobresaliendo de la maleza, y le resultaron conocidas, en efecto eran de Doña Coneja, que había resbalado y se había caído en una pequeña poza que había cerca de un riachuelo. Tenía cubierta la cara con un espesa masa y parecía una estatua de barro. Su lindo cuerpecito blanco estaba ahora cubierto por una pastosa capa de lodo. Colorín, empezó a reir, sin parar, ja, ja , ja,. ¡Pues yo no veo la gracia, dijo la coneja!. ¡Estás muy divertida!, respondió colorín. ¡No me estoy burlando de ti, no te enfades, me rio porque estás graciosa!. ¡No, no y no , se que te burlas de mi, no eres un buen amigo!. Esta mañana me dijiste que no me enfadara y yo lo entendí y no me enfadé. Ahora tú debes hacer lo mismo. Colorín continuó diciendo: Si haces bromas o te ríes con los demás, también debes saber reirte de tus propias gracias. Doña Coneja después de quedarse un rato pensativa, se dio cuenta de que colorín tenía razón, hay que saber disfrutar de las bromas graciosas de los demás y nuestras propias bromas pero siempre cuando se hacen con buen corazón y no las bromas pesadas que pueden hacernos daño.
Fuente:Marisa Moreno, Spain

Cuento-El pueblo fantasma

El pueblo fantasma.

La noche era lluviosa, una gran tormenta caía sobre el mar. Las olas eran gigantes y la niebla era espesa. Los barcos se bamboleaban de un lado a otro como marionetas de guiñol. De repente, un crujido espantoso sonó en la oscuridad. Una gran humareda se veía a lo lejos y un olor intenso se dejaba notar en el aire. Todos se preguntaban que es lo que habría ocurrido. Un barco había encallado cerca de la orilla, y había derramado parte del petróleo que llevaba. Una gran mancha negra se extendió por el agua, como un gran manto negro que ponía de luto al mar. El olor a petróleo era cada vez mas fuerte, y se confundía con la frescura que la brisa tenía cada anochecer cuando junto a la playa, Carlos y Ana iban a contemplar las estrellas. Cuando sentían esa libertad que sólo sienten los que aún no han traicionado sus ideales. Carlos y Ana eran los hijos de un pescador y vivían en una humilde casa blanca muy cerca del acantilado. Los pescadores habían tenido últimamente problemas para pescar, la pesca no era muy abundante. Ahora, aun sería mucho peor, ya no habría nada en mucho tiempo. Ya no se vería a los pescadores traer el pescado a puerto. Ni se podría despedirlos hasta pronto como era habitual. Ahora tendrían que marcharse lejos, para poder seguir viviendo. El pueblo se convirtió en un pueblo sin gente, un pueblo fantasma. Apenas unas cuantas mujeres y niños pequeños quedaban allí. Los hombres y los jóvenes partían en busca de trabajo y volvían de tarde en tarde, para ver a los suyos. Cada anochecer, apenas unas cuantas luces, devolvían la existencia al pueblo. Pero desde el acantilado, la vista no era la misma, parecía que hasta la brisa había cambiado de lugar. El aire olía a petróleo y la calma del mar, se había convertido en una tremenda angustia de ver como toda la vida marina se destruía. Los peces muertos flotaban y todo era desolador. Los pocos que quedaron, empezaron a reconstruir y limpiar todo aquello que había sido dañado. Pasaron unos cuantos años, hasta que el pueblo volvió a la normalidad. Comenzaron a llegar algunos de los que se habían marchado, y las barcas volvieron a puerto. Renacía de nuevo la esperanza, con el temor de que algún día volviera a repetir.

Volver a CUENTOS INFANTILES....

Fuente: Marisa Moreno, Spain

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlazame si tu quieres

Musica instrumental para relax

Excelente video con Imágenes y musica instrumental, para relajarse.

Viaja por Colombia

Descubre Viajando por Colombia. Observa y te apasionaràs por conocerla. Pecado es no hacerlo.

Musica para escuchar